Autoconsumo:

El autoconsumo instantáneo es la energía que generamos con una instalación de origen renovable y la consumimos en el instante sin que se pueda acumular. Con una instalación fotovoltaica se consumirá toda la electricidad que pueda de sus paneles y solo comprará la energía que necesite para cubrir sus necesidades cuando, como ocurre de noche, la energía solar no pueda abastecerle.

En Campos Corporación apostamos por esta modalidad de Energía Renovable en el sector industrial y doméstico, los cuales son son grandes consumidores energéticos en forma de electricidad y calor, y están constituidos por numerosos consumidores de pequeñas potencias que suelen estar mayoritariamente conectados en baja tensión. El objetivo de una instalación de estas características es que en cada vivienda particular o nave industrial, el usuario pueda disfrutar de importantes AHORROS en su factura de la luz aprovechando el 100% de su producción sin desengancharse totalmente de la red. El usuario conserva su enganche normal a la red eléctrica, pero implementa en su vivienda o nave, una instalación que bien puede ser solo de fotovoltaica o mixta (placas solares y minieólica). El ahorro que le supondría a las empresas en costes energéticos y aumento de la eficiencia y productividad es hoy en día incuestionable.

 

Instalaciones aisladas de la red:

Existen emplazamientos que, por su ubicación, hacen que la construcción de una línea eléctrica sea inviabletanto económica como geográfi camente. Es por ello que ofrecemos soluciones energéticas incorporando lasenergías renovables en emplazamientos remotos. Se trata de sistemas de producción autónomos, que pueden estar compuestos solo por placas solares, por aerogeneradores, o los denominados sistemas mixtos, es decir placas solares y aerogeneradores. Con un sistema con capacidad de acumulación se garantiza un suministro fiable hasta tres días con ausencia de sol, y con una inversión muy inferior al coste de hacer llegar la red eléctrica al emplazamiento.

Para conseguir un suministro de corriente absolutamente fiable y continuo, se puede incorporar al sistema un grupo electrógeno de apoyo. Así se garantiza que, en el caso de que los acumuladores se queden sin energía, el sistema pueda seguir suministrando electricidad.